Ruta por los edificios modernistas de Salamanca

Salamanca es conocida en todo el país por su impresionante riqueza monumental, patrimonial y cultura. Un auténtico paraíso para aquellos que disfrutan adentrándose en la historia, en el arte y la cultura de una ciudad durante sus viajes. Y entre todos elos destacan los de estilo renacentista y barroco, construidos durante la época de mayor esplendor de la ciudad. Sin embargo, Salamanca también cuenta con edificios de otros estilos que muchas veces pasan desapercibidos para los turistas pero que resultan muy interesantes. Estamos hablando por ejemplo de edificios modernistas como el Puente Enrique Estevan, la Casa Lis, la Plaza del Mercado y la Plaza de Toros «La Glorieta». Lugares de visita obligada para los amantes de este estilo arquitectónico y de este periodo de la historia.

Por eso, si estás pensando en pasar unos días en Hotel Regio, a continuación te mostramos los 4 edificios modernistas de Salamanca que debes incluir dentro de tu ruta de visitas turísticas por la ciudad. Todos ellos dentro del casco histórico de la ciudad o muy cerca de él, por lo que no tendrás que desviarte mucho para conocerlos. Además, Salamanca es una ciudad muy asequible, de cortas distancias, que siempre invita a pasear y a olvidarse del coche o del autobús. De hecho, esta es din duda la mejor forma de concoerla, dejándote llevar por sus preciosas calles empedradas y por el encanto de cada uno de los edificios que las van flanqueando.

edificios modernistas de Salamanca

El Puente de Enrique Estevan

El Puente de Enrique Estevan es uno de los cuatro edificios modernistas que encontrarás en la ciudad, situado muy cerca del Puente Romano. Diseñado a finales del siglo XIX y completado en el año 1913. Conocido popularmente como «el puente de hierro» por estar fabricado en este material. Las obras de construcción se inicaron en el año 1902 siguiendo el diseño del ingeniero Saturnino Zufiarre y terminarían 11 años más tarde. No obstante, con motivo de su centenrario, recintemente ha experimentado una importante labor de restauración.

Fue mandado a construir por el concejal del Ayuntamiento Enrique Estevan, al que debe su nombre, para evitar la modificación de Puente Romano, que era demasiado estrecho para conseguir que el tráfico de vehículos por él fuera fluido. Los cambios en el Puente Romano fueron propuestos por la Dirección de Carreteras, pero el concejal se negó a llevarlos a cabo y prefirió conservarlo sin alterar su esencia histórica. Debido a ello, hoy podemos disfrutar de un puente precioso con unas vistas increíbles de la ciudad, especialmente por la noche.

Casa Lis

La Casa Lis fue levantada entre 1890 y 1906 y es el único edificio completamente de estilo modernista de toda la ciudad. Además de ser uno de los más espectaculares. El mayor exponente de este estilo es su fachada norte, aunque lo cierto es que lo que más llama la atención del mismo son sus espectaculares vidrieras de colores, que reflejan la luz del sol dentro del edificio, creando una amalgama de colores que deja con la boca abierta a cualqueir que tenga la suerte de visitarlo.

Pero además de por su belleza, aunque no seas amante del estilo modernista, merece la pena visitarlo solamente por poder visitar el Museo de Art Nouveau y Arte Decó que se sitúa en el interior, donde destaca una impresionante colección de muñecas de porcelana y piezas decorativas de la época de todo tipo. Además, en la planta alta hay una cafetería donde podrás hacer una parada para tomar algo y disfrutar de las maravillosas vistas del río Tormes.

Plaza de Toros «La Glorieta»

La Plaza de Toros de Salamanca, construida a finales del siglo XIX, siguiendo el diseño de los arquitectos Gumersindo Canals y Mariano Cardera, fue una de las plazas más grandes de España en su época. Presenta una decoración muy abundante pero sin resultar excesiva, ofreciendo una imagen muy ligera gracias a la utilización del hierro tanto en als galerías interiores como exteriores.

Plaza del Mercado

Conocida antiguamente como la Plaza de la Verdura, la Plaza del Mercado, que se encuentra ubicada a escasos metros de la Plaza Mayor, es uno de los lugares modernistas más interesantes de Salamanca. Construido entre finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Aunque en los edificios cercanos podemos encontrar diferentes elementos de estilo modernista, como algunas decoraciones y balcones, el edificio más llamativo es el Mercado de Abastos, que se erigió entre 1899 y 1907, siguiendo el diseño del arquitecto Joaquín de Vargas Aguirre, quien también se encargó del diseño de la Casa Lis.

Aunque ha sido restaurado recientemente, sontinúa conservando la esencia que lo ha caracterizado durante más de un siglo. Todavía sigue funcionando, por lo que si tienes tiempo, puedes aprovechar una mañana para visitar su interior y aprovechar para comprar algunos productos típicos tanto de la gastronomía local como de toda la provincia. Una magnífica oportunidad para profundizar en la cultura gastronómica y en las costumbres de la zona.

 

 

 

Deja una respuesta