Monleón (Salamanca): una auténtica joya del Medievo

Situada a sólo 60 kilómetros de Hotel Regio (Salamanca), entre la Sierra de Francia y la Sierra de Béjar, Monleón es una de las localidades más antiguas de la provincia. Mitos, leyendas y mística se entremezclan con los acontecimientos históricos acaecidos en el pasado alejándonos de toda lógica y llevándonos de forma inevitable hacia la ensoñación. Auténticos villanos, enclaves sagrados de antiguas religiones, templarios, vírgenes negras y magia forman parte del acervo de esta villa que hoy apenas cuenta con 100 habitantes y que tan importante papel jugó siglos atrás por su carácter de ciudad fronteriza entre Salamanca y Cáceres.

Aunque se sabe de la existencia de asentamientos humanos ya en la Prehistoria, la ciudad no alcanza su mayor esplendor hasta al siglo XII, cuando se convierte en un puesto fortificado de una ruta alternativa para las incursiones militares de los salmantinos en Al-Andalus. por todo ello, hoy podemos disfrutar de la contemplación de su muralla, su castillo y su campanario que, en un entorno de incomprable belleza, se integran de forma armónica como un único conjunto. Un entorno que se caraceriza por sus ollas, grandes concavidades casi esféricas formadas en el curso rocoso del río, dando lugar a paisajes escultóricos naturales de una belleza tan impresionante que casi parece irreal. los fresnos y las numerosas plantas que crecen en la orilla ponen el punto de verdor en este lienzo blanco y gris.

Pero además su casco urbano nos sorprende a cada paso con bellos rincones que nos transportan irremediablemente a la época medieval. Tanto es así que incluso los propios habitantes del pueblo se están planteando llevar a cabo un proyecto para convertirlo en un pueblo temático dedicado a la Edad Media.

Monleón

¿Qué ver en Monleón?

La Muralla

Toda la villa de Monleón se encuentra rodeada por una impresionante muralla, reforzada en la parte suroccidental por un castillo, del que todavía se conserva la soberbia torre del Homenaje original de 37 metros de altura, rematada por 8 cubos voladizos. Construida en granito, se encuentra distribuida en 5 plantas que presentan algunas modificaciones de épocas posteriores.

El Castillo

El castillo forma parte de la estructura defensiva de la localidad. Una fortaleza que tiene su origen en el siglo XV, cuando se construye sobre una antigua fortificación del siglo XII. Sin embargo, todo apunta a que esta última debió englobar solamente la parte del recinto que se encuentra más próxima al castillo actual. Desde aquí pueden contemplarse unas vistas espectaculares del valle por el que discurre el río Alagón y el río Frío.

Este castillo fue donado a doña Berenguela por Alfonso XI en el año 1199, pero en la actualidad pertenece a Don Salvados Llopis. Alcanzó su mayor relevancia el el siglo XV, siendo testigo de la importancia del poder feudal del momento.

Casco histórico

Merece la pena visitar Monleón solamente por pasear por sus preciosas calles empedradas en las que se respira el ambiente del medievo como en ninguna otra localidad. Este conjunto ofrece una fisionomía variable y, aunque todavía se conservan muchas casas construidas en piedra, encontramos también algunas más modernas.

Iglesia parroquial

Monleón cuenta también con una preciosa iglesia del siglo XVI, en la que se han reaprovechado numerosos elementos de la arquitectura y parte de la estructura del edificio anterior que todo apunta a que se trataba de una ermita. Está formada por tres naves y en su fachada encontramos una impresionante torre y un magnífico pórtico sostenido por columnas de granito y decorado con figuras de leones y serpientes esculpidos en el mismo tipo de roca procedentes del antiguo templo de estilo románico. Este tipo de esculturas eran consideradas como guardianes de templos, tumbas y mansiones por lo que eran muy frecuentes en los edificios no solamente de la época, sino también de otras culturas como la asiria o la hebrea.

Tumbas y centros sagrados

En Monleón se conservan diversas tumbas antropomorfas excavadas en los canchales graníticos que se extienden por la zona sur de la localidad. Parecen estar relacionadas con el asentamiento altomedieval de la zona que se centraba sobre todo en la orilla del río Alagón. Estas tumbas datan de los siglos VI y VII, aunque es probable que en los siglos posteriores se continuara con la tradición de excavar tumbas en la roca para enterrar a los muertos.

Fiestas y Gastronomía de Monleón

Si tienes la oportunidad de reservar tu estancia en Hotel Regio a principios del mes de febrero, podrás disfrutar de una de las festividades de mayor tradición de Monleón, que tiene lugar el día 3 por San Blas. Pero también es muy interesante la fiesta de Santa Isabel de Portugal, que tiene lugar el último fin de semana de agosto, cuando termina la época de la recolección. Durante las fiesta se entrega el Premio Novela Corta Manuel Díaz Luís, figura de la literatura que nació en esta localidad.

Otra de las festividades que se celebran en Monleón es la de San Jorge, el 23 de abril. La costumbre manda subir con el Santo hasta las eras del pueblo y bendecir los campos. Un acto que los autóctonos viven con mucha devoción y que se lleva celebrando desde hace siglos.

En cuanto a la gastronomía de la localidad, los platos tienen como ingrediente principal los productos del campo que se producen en la tierra, sobre todo legumbres y hortalizas. Pero además, hasta no hace mucho esta localidad tenía el orgullo de producir algunas de las mejores fresas de España. Por supuesto, si visitas la localidad, no puedes dejar pasar la oportunidad de probar el jamón de Guijuelo, población que se encuentra a sólo 19 kilómetros.

 

Deja una respuesta