Las mejores vistas de Salamanca desde las alturas

Salamanca es, sin duda, una de las ciudades con mayor riqueza monumental y patrimonial de toda España. Un lugar donde el turistas puede sorprenderse a cada paso con alguna joya arquitectónica del románico, el gótico, el renacimiento, el barroco o el neoclásico. Pero, aunque Salamanca es una ciudad ideal para conocer paseando, también ofrece al visitante la posibilidad de conocerla y disfrutarla desde las alturas, sin que tengamos que volar para ello. Algo que a muchos turistas gusta cuando visitan una ciudad, ya que de esta forma pueden ver panorámicas de todo el conjunto arquitectónico de la ciudad y de sus alrededores que no podrías contemplarse de otra manera.

Son muchos los lugares con los que cuenta Salmanca en los alrededores para hacerlo, pero hay tres que te permitirán admirarla sin tener que salir del casco antiguo, simplemente subiendo hasta lo más alto de algunos de sus edificios históricos más importantes, siendo los más destacados los de Ieronimus, Scala Coeli y  la Torre del Marqués de Villena. Hoy en Hotel Regio, te explicamos todos los detalles de cada uno de estos preciosos miradores. ¡No olvides llevarte la cámara de fotos!

mejores vistas de Salamanca

Ieronimus

Las Torres Medievales de la Catedral fueron las primeras en poder visitarse para disfrutar de sus impresionantes vistas. En realidad se trata de una visita que puede realizarse desde el año 2002, cuando Salamanca fue la Capital Europea de la Cultura y las torres de la Catedral acogieron la exposición Ieroniums, que tuvo tal éxito que terminó convirtiéndose en permanente. Desde este magnífico mirador pueden obtenerse una espectacular panorámica de ambas catedrales, el Palacio Episcopal, la Iglesia de San Sebastián, el Palacio de Anaya, la Universidad, los Dominicos, la Clerecía y de toda Salamanca, tanto desde dentro como desde fuera.

Eso sí, no se trata de una visita recomendable para aquellas personas que sufran vértigo, ya que las torres se levantan a 30 metros de altura sobre el suelo. No obstante, merece la pena echarle un poco de valor, pues la belleza de los tejados de la catedrales y la posibilidad de ver la Torre del Gallo a pocos metros de nosotros y el interior de la Catedral Nueva desde el balcón es algo que jamás olvidarás. Además, el recorrido es completamente seguro.

A través del itinerario podrás ver además la Sala de la Mazmorra, la Sala del Alcaide, la Estancia del Carcelero, la Sala Alta, la Sala de la Torre Mocha, la Sala de la Bóveda, la Pasarela hacia la Torre del Gallo, la Terraza de la Torre Mocha, la Terraza Norte, el Triforio interior de la Catedral Nueva, la Sala del Reloj y la Sala del Cuerpo de las Campanas.

La Torre del Marqués de Villena

Esta torre tiene su origen en el siglo XV y se encuentra ubicada en la Cueva de Salamanca, la cripta de la desaparecida iglesia de San Cebría en la que, según cuenta la leyenda, el diablo impartía clases de artes oscuras a siete alumnos durante siete años. Al finalizar la formación, uno de los estudiantes era elegido por sorteo para pagar todos los gastos. En una ocasión le tocó al Marqués de Villena, de ahí el nombre de la torre. Se dice que conseguiría escapar y burlar al diablo a costa de perder su sombra.

En el interior de la torre no queda nada, pero se ha construido una estructura metálica para poder llegar hasta lo más alto, desde donde puede disfrutarse de unas vistas impresionantes del Convento de San Esteban, la Catedral desde otra parte menos fotografiada, las ruinas de la Iglesia de San Polo, el Palacio de San Esteban, la Iglesia del Carmen de Abajo y la orilla del río Tormes. Aunque no se trata de un mirador tan popular ni tiene el mismo interés histórico que el de Ieronimus y el de Scala Coeli, es el único gratuito de los tres. Además, para aquellos que buscan lugares rodeados por un halo de magia y misterio supone un gran aliciente, por lo que no pueden perderse la visita.

Scala Coeli

La subida a las torres de la Clerecía no se abrió hasta el año 2012, con el fin de acercar al público una de las zonas más desconocidas de este impresionante monumento. El ascenso supone una verdadera experiencia, tanto por su belleza como por la historia del edificio y por las espectaculares vistas de la ciudad. A lo largo del itinerario podrás disfrutar de la proyección audiovisual Lorem ipsum ad his scripta blandit, del acceso a las tribunas «El Principio y el Fin», «Societas Iesu Domus Salmanticensis» y «El Nuevo Renacer», e la escalera del camapanero y del cuerpo de las campanas. Los viernes y sábados de julio a septiembre existe la posibilidad de realizar la visita nocturna entre las 22 y las 24 horas. Si tienes la oportunidad de hacerlo, no te lo pierdas.

 

 

Deja una respuesta