Escapada romántica en Salamanca para San Valentín

¿Estás preparando una escapada romántica en Salamanca para darle una sorpresa a tu pareja por San Valentín? Pasar un fin de semana en pareja disfrutando en intimidad es la mejor forma de salir de la rutina diaria y revivar la llama del amor. Y es que muchas veces las prisas y la cotidianeidad del día a día nos impiden pasar todo el tiempo que nos gustaría con nuestra pareja. En este sentido, Salamanca es uno de los mejores destinos para una escapada romántica en San Valentín o en cualquier fin de semana del año. Y es que la que la ciudad universitaria más antigua de Europa es también una de las urbes más bellas, atractivas e históricas que podamos encontrar en nuestro país.

Salamanca posee además el encanto de las ciudades pequeñas que cuentan con un impresionante casco peatonal. Por eso, es el destino ideal para perderse por sus callejuelas medievales y admirar los mil y un detalles que se reflejan en sus piedras centenarias. Una ciudad en la que lo histórico y lo tradicional se entremezclan con el animado ambiente que se respira por sus calles. Una atmósfera juvenil, abierta y cosmopolita que Salamanca desprende por sus cuatro costados. Por eso, en Salamanca nunca hay tiempo para el aburrimiento. Es además, una ciudad de leyendas, que es posible escuchar si nos detenemos a oír lo que dicen las paredes de sus cuevas, donde los mitos antiguos emergen desde las profundidades.

Una ciudad que ofrece lugares y actividades para todos los gustos. Perfecta para una escapada romántica en San Valentín. Y es que Salamanca, hechiza y engancha, y cumple todo lo que promete. Y para tu alojamiento en la ciudad, nada mejor que reservar tu estancia en Hotel Regio, muy bien comunicado además con los alrededores de la localidad.

escapada romántica en salamanca

Riqueza monumental

Si os gusta visitar monumentos y lugares históricos, Salamanca cuenta con un espectacular casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1988. Por eso, organizar una escapada romántica en Salamanca para San Valentín supone una experiencia extraordinaria. Y es que Salamanca es la ciudad de la cultura por excelencia. No olvides visitar la antigua universidad fundada por Alfonso IX en 1218 y que ha convertido a la ciudad en fuente de inspiración para grandes figuras de la literatura como Cervantes o Miguel de Unamuno.

De visita obligada es la majestuosa Playa Mayor. Una auténtica joya del arte barroco que fue erigida en 1729 y diseñada por el arquitecto Alberto Churriguera. En la actualidad, centro neurálgico de la ciudad.

Si quieres seguir impregnándote de la belleza de la ciudad, no dejes pasar la oportunidad de visitar la Catedral Vieja y le Catedral Nueva. La primera es todo un ejemplo de la arquitectura románica y gótica de entre los siglos XII y XIV; y la segunda, que fue construida entre el siglo XV y XVIII, mezcla los estilos gótico tardío, barroco y renacentista.

Otro buen plan es visitar la Casa Lis que actualmente alberga el Museo de Art Nouveau Art Decó. Un palacete modernista que contiene unas preciosas vidrieras muy coloridas y donde es posible tomarse un aperitivo en la terraza del museo contemplando unas vistas maravillosas.

Pero una escapada romántica en Salamanca no está completa si no das un paseo nocturno por el Puente Romano. Auténtico emblema de la ciudad que se levanta sobre el río Tormes. El lugar ideal para buscar intimidad y sellar vuestro amor. Además, supone una experiencia única solamente por las preciosas vistas que ofrece de la ciudad.

Actividades de ocio

Salamanca también es una ciudad que ofrece una gran cantidad de actividades de ocio para los enamorados. Por ejemplo, al medidía puedes tomarte un buen vermú con patatas fritas y unas aceitunas en alguna de las encantadoras terrazas de la Plaza Mayor. Si queréis comer, puedes echar un vistazo a nuestro post de bares de tapas en Salamanca. Algunos de ellos en el centro y otros más alejados del casco urbano, pero que merece la pena visitar. Si queréis tomar un helado, os recomendamos el Café Novelty, el que antaño fue el lugar preferido de los intelectuales y tertulianos de la ciudad. Un establecimiento que cuenta con más de 100 años y que cada verano recibe colas de personas deseosas de saborear sus deliciosos helados y postres.

Después del postre podéis ir a dar un paseo por el idílico Huerto de Calixto y Melibea. Un magnífico rincón verde, que prácticamente pasa desapercibido si no se sabe dónde está. Ideal para una cita romántica y para disfrutar de una de las más bellas panorámicas de la ciudad. No olvideís poner en un candado en el pozo vuestros nombres para permanecer juntos para siempre (o al menos eso dice la leyenda.)

Al caer la noche, os recomendamos tomar una copa o un cóctel en el bar Tío Vivo, situado en la calle Clavel. Merece la pena visitarlo solamente por ver su decoración interior con caballitos de carrusel y trajes tradicionales en las paredes. Además, su iluminación tenue e íntima y sus coquetas mesas hacen que una visita en pareja resulte mucho más acogedora.

Pero si prefieres algo más dulce, siempre puedes compartir un delicioso chocolate caliente con pimienta de cayena y cáscara de naranja, un batido o un trozo de tarta en el Café Bar Mandala. Además, justo al lado se encuentra el Irish Rover. Un establecimiento ambientado como un antiguo teatro con sus palcos incluidos que durante el día ofrece un ambiente relajado y durante la noche se convierte en una auténtica sala de fiesta. Si estás interesado en el ambiente nocturno, seguro que te interesa nuestra selección de los mejores locales para salir de fiesta.

Por supuesto no olvides reservar en Hotel Regio con tiempo, ya que en San Valentín la ciudad tienen una gran demanda de parejas que llegan para pasar un fin de semana romántico en Salamanca. Además, te ofrecemos la posibilidad de reservar también tu cena especial para San Valentín además de otros muchos servicios que podrás disfrutar si no queréis salir del hotel.

Deja un comentario