El Bosque. Jardín Histórico-Artístico de Béjar

En los alrededores de Béjar, a sólo 73 km de Hotel Regio (Salamanca), se encuentra El Bosque, uno de los pocos ejemplos de jardín romántico de la provincia de Salamanca. Una construcción de estilo renacentistas estrechamente ligada al ducado de Béjar y, en concreto, a Don Francisco de Zúñiga y Sotomayor. La Casa ducal bejaran disfrutaba, entre otras muchas posesiones, de un extenso bsoque en los alrededores de la localidad para el descanso de sus propietarios y para la práctica de la caza.

El majestuoso palacete y el bellísimo jardín fueron construidos en un lugar que contaba con agua abundante. El duque Francisco de Zúñiga y Sotomayor ordeó construir el palacete, un oratorio anejo, parques y jardines alrededor y un estanque, dando lugar a un precioso conjunto que hoy conocemos como «El Bosque».

Diseñado con todos los elementos que se estilaban en la época, paseos, fontanas, cenador, escalinatas y estanque, como lugar de retiro y paseo, y coto venatorio. Con un aire elegante y versallesco que le ha valido el reconocimiento como Bien de Interés Artístico Nacional. Un bellísimo lugar donde la naturaleza ha sido organizada con sumo respeto por el hombre, creando un rincón de ensueño. No en vano, un poata dijo de él: Dijo un poeta: «Versallesco joyel donde la nieve, se torna por sorpresa en serpentina, y el silencio del aire se ilumina, con el chorro de luz húmeda y breve».

El Bosque

El jardín

A través del recorrido, podrás admirar el antiguo palacete del siglo XVI y el gran estanque que se abre junto a él, por que el que antiguamente se deslizaban las barcas para llegar hasta el quiosco y por donde nadaban los cisnes.

El estanque es de influencia hispanomusulmana, pero sobre todo flamenca. Con forma irregular en función del trazado y de la perspectiva. Pero lo que más llama la atención es su isla central, donde destaca el templete de estilo neomorisco instalado a finales del siglo XIX para sustituir el original. Recibe las aguas del arroyo Garganta del oso, desviadas en plena sierra desde mediados del siglo XVI. Aguas que sirven para regar los jardines inferiores, los prados bajos, las rotondas y los parterres, y para poner en movimiento las fuentes y juegos de agua de las mismas.

Rodeados de una exuberante arboleda, encontramos numerosas escalinatas, paseos, fuentes escondidas y bancos ocultos. Enormes árboles de alturas increíbles que pertenecen tanto a especies autóctonas como foráneas y que se cree que pudieron ser plantados en la misma época en la que se hizo el resto del conjunto. Un verdadero espectáculo de color que se tiñe de distintos colores con la llegada de las diferentes estaciones.

Pero no solamente fue lugar de residencia y retiro, sino que en él también se celebraron grandes fiestas literarias presididas por diversos duques y duquesas y en las que participaron personalidades de la talla de Góngora y otros destacadísimos ingeniosos. Puede que incluso el propio Miguel de Cervantes. En los alrededores del lago artificial existen rincones con fontanas, bancos y otros adornos de granito donde los duques y sus invitados se sentaron durante las fiestas.

El palacete

El palacete de El Bosque cuenta con planta rectangular y ornamentación noble y sobria. Situado frente al estanque alto, con unas vistas increíbles del bosque y de la sierra. Desde su parte más elevada, el palacete domina la terraza principal, en la que se encuentran los edificios, las fuentes, los bancos, las escalinatas y las rotondas, elementos arquitectónicos que rodean el estanque.

En sus fachadas campean las ramas de la casa ducal y los escudos con las iniciales F y G (Francisco y Guiomar). Así lo atestiguan también las leyendas que se repiten en diferentes zonas de la fachada: «Ano dominus. Franciscus bejaranensis dux huius moninis: secundus: et Guiomareius usor: haec erigebant, 1567 (Francisco, duque de Béjar, segundo de este nombre, y Guiomar, su esposa, lo erigieron en el años del Señor de 1567).» Guiomar de Mendoza y Aragón fue la primera esposa del duque, fallecida en 1548. Cada ventana remata con una coronación  heráldica labrada con el escudo de los Zúñiga en la parte de arriba, el de los Sotomayor a la izquierda y las iniciales F y G a la derecha

El palacete forma parte de un conjunto de edificios constituido por la Casa del Bosquero, el palacete, la capilla y las caballerizas. En la Casa del Bosquero vivían los guardeses que se ocupaban de la vigilancia y el mantenimiento de la propiedad.

Detrás del palacete se encuentra la pequeña capilla en la que se rendía culto al Cristo d ela Expiración, de principios del siglo XVII. Junto a ella se ubican las caballerizas, una larga nave de una sola planta donde se guardaban los caballos.

 

El horario de visita es de lunes a sábado de 8 h a 14 h.

 

Deja un comentario