Descubre todos los encantos de Villanueva del Conde

Villanueva del Conde, conocida antiguamente como Aldea del Conde, es una preciosa localidad de apenas 200 habitantes, que hasta el año 1755 pertenecía al Condado de Miranda del Castañar. Ubicada al sureste de la provincia de Salamanca, a sólo 78 km de Hotel Regio, localizado en la propia capital. Quedando enmarcada dentro de la comarca de la Sierra de Francia. Asentado entre dos arroyos, con más de ocho fuentes con sus correspondientes pilares manantiales y regaderas integradas en las calles y aledaños lo que proporciona una gran sensación de frescor al pueblo y proporcionana a las tierras el agua necesaria para que los cultivos puedan desarrollarse. De hecho, sin sus fuentes y sus huertas Villanueva del Conde no sería lo mismo. Protegidas y cuidadas durante mucho tiempor ser su principal medio de vida.

Una encantadora localidad casi única en España y en todo el continente europeo por su Vindicación, es decir, que las propias edificaciones de la población conforman una muralla defensiva perfectamente cerrada, quedando un extenso espacio abierto en medio de la villa. Es precisamente esta morfología urbana lo que la hace tan peculiar.

Villanueva del Conde

Pero además, la arquitectura de sus viviendas se ha mantenido prácticamente intacta desde el siglo XVIII, algo que encontramos en muy pocos pueblos del continentes. El espacio interior que se encuentra rodeado por las edificaciones es conocido popularmente como «huertitas» y, por lo general, corresponden a los patios traseros de las viviendas. A este espacio se accede a través de tres accesos practicados debajo de las casas y unidos mediante las «callejinas», franqueadas por muros de piedra de un metro de altura. Hechas completamente de mampostería de granito y reforzadas en la parte de arriba con tramones de madera colocados de forma irregular y piedras típicas de la Sierra de Salamanca que van rellenando los huecos.

No obstante, Villanueva del Conde no es solamente un pequeño pueblo de casas tradicionales rodeada de un precioso entorno, sino que también cuenta con numerosos servicios  y establecimientos que cubren todas las necesidades que los amantes del turismo rural pueden necesitar durante su visita a la localidad.

Atractivos naturales en Villanueva del Conde

Parque Natural de las Batuecas

Villanueva del Conde se encuentra en el límite del Parque Natural de Las Batuecas. Un precioso entorno dominado por castaños, robles y sotobosque, siendo la jara el principal protagonista y protegido por las imponentes montañas de «El Cabezuelo», «El Abanico», «Fuenteherrero» y «La Pedriza». Territorio surcado por los cauces del San Benito y el Francia, junto a diversoso regatos y arroyos.

En este paraje encontramos además numerosos senderos de corto recorrido y uno de largo recorrido, siendo compartidos con algunas de las localidades vecinas, como Miranda del Castañar, La Alberca, San Martín del Castañar, Sequeros, Mogarraz y San Miguel del Robledo.

Piscinas naturales del Río San Benito

Se trata de un paraje natural de gran encanto  que se sitúa a sólo 2 km del casco urbano de Villanueva del Conde, si tomamos dirección a Garcibuey. Ideal para refrescarse dándose un agradable baño en familia y disfrutar de un bebida en el chiringuito. Además, hay barbacoa. Aunque no es tan conocida como la piscina de Valero, si está a la altura en lo que respecta al encanto del paraje y a las instalaciones con las que se encuentra equipada.

Se trata de una piscina formada por las fías y cristalinas aguas del arroyo de San Benito, que discurre entre als estribaciones montañosas de la Siera de Francia, lo que lo convierte en uno de los lugares más especiales de toda la provincia para disfrutar de un baño veraniego rodeado de naturaleza. Con el añadio de que existen numerosos lugares de sombra para refugiarse de los rayos del sol cuando brillan con mayor intensidad.

Atractivos monumentales

Es evidente que la propia localidad de Villanueva del Conde ya es una joya en sí misma. No en vano, ha sido declaraada Conjunto Histórico-Artístico. Pero además, cuenta con diversos monumentos que merece la pena visitar si decides hacer pasar el día en al localidad.

La iglesia parroquial de Villanueva del Conde

La iglesia fue construida en el siglo XVII y está dedicada a San Sebastián y a San Fabián. Se localiza en la Plaza del Pueblo o Plaza de las Eras, denominada de esta forma porque antiguamente era usada para las eras de trillar.

La Ermita del Humilladero

Se trata de una ermita de planta rectangular erigida en el siglo XVII que actualmente está situada en el mismo casco urbano de la localidad, pero que en el momento en el que fue levantada estaba situada en lo que antiguamente era la entrada al pueblo. En su interior encontramos un pequeño retablo dorado, realizado por Bonifacio Martínez en el año 1780 y en cuya hornacina central se venera la imagen del Cristo del Humilladero.

 

Deja una respuesta