Camino de Santiago: ¿Qué visitar en Salamanca?

¿Sabías que el Camino de Santiago también pasa por Salamanca? Aunque las variantes del norte son más conocidas, lo cierto es que la ciudad universitaria por excelencia de neustro país también es una ciudad Jacobea. Así pues, además de compartir con Santiago de Compostela el hecho de ser ciudad universitaria, Patrimonio de la Humanidad y haber sido Ciudad Europea de la Cultura, ambas se encuentran conectadas por el Camino de Santiago en sus variantes mozárabes: el Camino de Santiago por la Vía de la Plata, el Camino Torres y el Camino de Fonseca.

Camino de Santiago en Salamanca

  • Camino de Santiago por la Vía de la Plata: a finales del siglo XI, Salamanca era un importante centro de reunión de peregrinos que viajaban hasta Santiago de Compostela procedentes del sur de la península, especialmente de las regiones de Toledo y Cáceres. Conforme los cristianos fueron tomando los territorios musulmanes, el Camino iría consolidándose progresivamente.
  • Camino de Fonseca: este camino recibe su nombre por su impulsor, el Arzobispo Fonseca. De la misma forma que el de la Vía de la Plata, entra a Galicia por Ourense, aunque desviándose en Zamora.
  • Camino Torres: se trata de un itinerario recuperado hace pocos años por la Asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad de Salamanca. Basado en el particular recorrido que realizó Torres Villarroel partiendo de la ciudad, atravesando buena parte de la provincia y enlazando como el Camino portugués de interior. No se encuentra señalizado, pero todos los puntos están georreferenciados para que el peregrino pueda orientarse mediante GPS.

Empezar el Camino de Santigo en Salamanca o incluso antes supone toda una experiencia, ya que además de recorrer numerosos lugares de Castilla y León, también podrás conocer la bellísima ciudad de Salamanca, donde ambas rutas se entremezclan. Aunque hay albergues en la ciudad, estos suelen estar bastante ocupados, por lo que te sugerimos reservar habitación en Hotel Regio para poder descansar y coger fuerzas para los días que te esperan. Además contarás con tu propio baño privado, donde podrás asearte tranquilamente.

Si tienes tiempo, no dudes en aprovechar para pasear por la ciudad y concoer algunos de sus monumentos más emblemáticos, por muchos de los cuales pasa la ruta Jacobea. A continuación te mostramos cuáles son.

Puente Romano

El Puente Romano es uno de los mejor conservados de todos los que se levantaron a lo largo de la Vía Romana que conecta las ciudades de Mérida y Astorga. Está datado en el siglo I d. C. y se cree que su impulsor fue Trajano, pero no ha podido confirmarse con seguridad. Todavía se conservan 15 arcos de la época, pero el resto tuvieron que ser reconstruídos después de la riada de San Policarpo en el año 1626. Hasta hace poco más de 100 años era el único que se encontraba sobre el río Tormes, cuando se construyó el puente de hierro para hacer el tráfico más fluido.

Iglesia de Santiago

Este templo fue construido en el siglo XII como iglesia de mozárabes. Se encuentra ubicado junto al Punte Romano y mezcla los estilos mudéjar y barroco. No obstante, no conserva el mismo aspecto original, ya que algunas de sus partes fueron restauradas en la década de los 50.

Catedral Vieja

Se trata, sin duda, de uno de los monumentos más importantes de todo el románico español. Erigida entre mediados del siglo XII y mediados del siglo XIII. Además de todas las obras de arte y de ser una joya arquitectónica en sí misma, debes saber que fue en este lugar donde se creó la Universidad de Salamanca en el sño 1218, concretamente en el claustro. Todavía hoy podemos ver la Capilla de Santa Bárbara en la que se llevaron a cabo en 1340 los primero exámenes de grado y doctor, y que se mantuvo hasta el año 1843.

Casa de las Conchas

La Casa de las Conchas es una majestuoa mansión construida a finales del siglo XV por encargo de Rodrigo Arias Maldonado. Cubierta por más de 300 conchas dispuestas a tresbolillo, siguiendo la distribución romboidal característica del estilo mudéjar. Se dice que debajo de una de las conchas hay un tesoro, pero lo cierto es que nadie ha podido confirmarlo. Aunque la fachada es lo que más llama la atención, merece la pena entrar al bellísimo patio, que mezcla diferentes estilos arquitectónicos.

Colegio de Fonseca

El Colegio de Fonseca fue mandado a construir por el Arzobispo Alonso de Fonseca en el año 1519 para acoger a estudiantes gallegos con grandes capacidades pero sin recursos económicos. En aquella época solamente existían seis de este tipo en todo el país y, de todos ellos, el único que se ha conservado hasta nuestros días aparte del de Salamanca es el de Santiago. En su interior alberga la Colección  de 144 relojes populares de Andrés Santiago Zarzuelo.

Convento de las Úrsulas

Fue fundado en el año 1512 por el Arzobispo Fonseca, cuyos restos descansan en el interior. Un edificio que destaca por su gran sobriedad y que mezcla los estilos gótico y renacentista. En el coro bajo de la iglesia puede verse un pequeño museo.

Deja un comentario