7 Lugares de Salamanca para los amantes de la naturaleza

Salamanca es conocida por la impresionante riqueza patrimonial y monumental que atesora dentro de la propia capital. Con multitud de casas nobiliarias, iglesias y lugares llenos de misterios y leyendas que consiguen enamorar a todos los apasionados de la historia. Y no sólo cuenta con atractivos monumentales dentro de la propia capital, sino que muchos de sus pueblos, que todavía conservan prácticamente intacta su arquitectura tradicional, constituyen una joya en sí mismos, especialmente los ubicados en la Sierra de Francia, al sur de la provincia.

Pero además, Salamanca es una provincia rica en atractivos naturales, con multitud de parajes de impresionante belleza capaces de dejar con la boca abierta a todos aquellos viajeros que tengan la suerte de sumergirse en ellos. Por eso, si estás pensando en visitar la región unos días y eres un gran amante de la naturaleza, hoy en Hotel Regio (Salamanca) te traemos una lista de los lugares que, en nuestra opinión, no deberías perderte.

naturaleza en Salamanca

El Pozo de los Humos

El Pozo de los Humos es una impresionante cascada situada al oeste de Salamanca que presenta un salto de de casi 50 metros, los mismos que los de las Cataratas del Niágara. El lugar se encuentra ubicado entre las localidades de Masueco y Pereña de la Ribera. El río Uces forma a esta altura un impresionante salto ofreciéndonos la maravillosa visión de una verdadera cortina de agua que, al caer, levanta una gran nube de vapor que parece humo. De ahí su nombre.

Puedes llegar hasta este lugar en en coche y hacer el último tramo caminando. En cualquier caso, el recorrido es bastante cómodo, por lo que puede hacerse incluso con niños. Además, el recorrido es precioso y gustará a toda la familia, ya que mientras vais andando podréis ir viendo multitud de aves rapaces que sobrevuelan el Parque Natural de las Arribes del Duero.

La Peña de Francia

Si te gustan los retos y la aventura, no dejes pasar la oportunidad de subir a la Peña de Francia y disfrutar de una experiencia realmente fascinante. Un majestuoso macizo rocos de 1.700 metros de altura que se erige sobre un santuario dominico, donde se encuentra la talla de la Virgen Morena, patrona de la región. Desde las alturas, podrás contemplar el ecosistema de la dehesa y el campo charro. Pero además, en los días despejados, es posible divisar las montañas de las Sierras de Béjar y Quilamas, e incluso la propia capital salmantina.

Valle de las Batuecas

Las Batuecas es un impresionante valle que se localiza al sur de la región, muy próximo a la encantadora localidad de La Alberca. Un paraje realmente mágico al que Lope de Vega denominó como «el perpetuo lugar de la felicidad». Debido a su abrupto relieve, en él viven numerosas poblaciones de fauna local. Además, en los abrigos de las rocas se han hallado multitud de pinturas prehistóricas de hace miles de años.

Siega Verde

Siega Verde es uno de los yacimientos prehistóricos más importantes de la provincia, donde se asnetaron diversas poblaciones humanas durante el Paleolítico Superior, dejando numerosas manifestaciones artísticas en forma de pinturas rupestres. Más de 700 figuras de toros, ciervos, caballos, rinocerontes, bisontes y otros animales.

Cañones y miradores

No cabe duda de que uno de los paisajes más fascinantes de toda la provincia se encuentra en los increíbles cortados y farallones de Las Arribes. Un precioso lugar ubicado junto al cauce del Duro y de sus afluentes que se han ocupado de ir modelando el paraje a lo largo de millones de años. Si quieres disfrutar del lugar en todo su esplendor, no dejes pasar la oportunidad de acceder a alguno o varios de los muchos miradores de la zona, desde donde además de otear el horizonte, podrás conte,plar de cerca los maravillosos macizos graníticos sobre el río. Auténticos acantilados de agua dulce que te dejarán con la boca abierta.

La Vía de la Plata

La Vía de la Plata es una antigua calzada de época romana que cruza la Península Ibérica de norte a sur, transcurriendo en la provincia de Salamanca por las Sierras de Candelario y Béjar, llegando hasta las llanuras de La Armuña, entre bellos parajes de robles y castaños, llanuras de cultivos de cereales y campos de dehesas. Durante cientos de años, este camino fue utilizado por los peregrinos del Camino de Santiago para llegar desde Sevilla hasta Astorga y en la actualidad muchos la siguen utilizando.

Caminos del Arte en la Naturaleza

En la comarca de la Sierra de Francia existen cuatro senderos que componen los «Caminos del Arte en la Naturaleza». Cuatro rutas circulares que conectan los pueblos de la zona: el Camino de los Prodigios, el Camino de las Raíces, el Asentadero-Bosque de los Espejos y el Camino del Agua. Ideales para aquellos que disfruten haciendo actividades de turismo activo y que busquen nuevas aventuras por vivir. A lo largo del recorrido, podrás descubrir numerosas obras como puertas en el campo, plumas de bronce, camas orgánicas o piedras cosidas.

 

 

Deja una respuesta