Salamanca: un referente en la pesca de la trucha

Salamanca constituye un verdadero referente en el terreno de la caza y la pesca en todo el territorio español. Con un número de 1.500 cotos y más de un millón de hectáreas para la caza, actualmente es la provincia con mayor número de acotados de toda Castilla y León. Con un rico y variado catálogo de ecosistemas naturales. Lo que proporciona a los aficionados a la caza una amplia variedad de opciones para desarrollar la actividad de manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

Pero además, cuenta con magníficos espacios de aguas libres donde los aficionados pueden disfrutar de espléndidas jornadas de pesca deportiva. Salamanca cuenta con dos imponentes afluentes del río Duero, el Águeda y el Tormes, que, con sus impresionantes embalses y las cuencas del Yeltes y del Huebra, cruzan la provincia, dibujando un escenario privilegiado para la práctica de la pesca deportiva.

La mosca ahogada en lance o cucharilla, o las técnicas de mosca seca y ninfa cuando se pesca con cola de rata son las técnicas de las que pueden disfrutar los amantes de la pesca que acudan a los cotos salmantinos.

El periodo hábil para la pesca de la trucha va desde finales de marzo hasta fginales de julio. En la normativa de cada año se especifica qué especies pueden ser objeto de pesca, así como la gestión en el caso de especies no pescables y de especies exóticas invasoras.

Los mejores lugares para pescar en Salamanca

En el tramo medio del Tormes es posible encontrar algunos de los mejores cotos de pesca de trucha fario de toda España, donde se han llegado a organizar eventos tan importantes como el Campeonato del Mundo de Pesca de Salmónidos. Y es que sus aguas, además, albergan el único coto de pesca de salmón del Danubio al sur del continente europeo. Todo un descubrimiento para los aficionados a la pesca.

En una sucesión de tramos consecutivos nos vamos encontrando con el coto de «El Chorrón», un escenario deportivo social pensado para acontecimientos deportivos de pesvado, y con el coto conocido como «Tormes», el único sitio de la zona que permite la captura de un número limitado de truchas fario.

Para mantener las inmejorables condiciones de pesca en la provincia, la Ley de Pesca de CyL ha declarado la trucha fario como una especia de interés preferente, por lo que los ejemplares siempre deben ser devueltos al agua, salvo en el coto «Tormes», donde está permitido capturar un número limitado de ejemplares siempre que superen la medida fijada en las órdenes anuales de pesca.

Aguas abajo, nos encontramos con el coto de «Galisancho», el más famoso de todos debido a las importantes dimensiones de sus ejemplares y a que, después de un pequeño tramo, podemos pasar al coto de «Alba de Tormes», recientemente recuperado para la pesca de la trucha común.

Todos ellos cuentan con los mayores ejemplares de trucha autóctona que es posible pescar en el Sistema Ibérico, difícilmente comparable con otras regiones de España. Y es que la la impresionante biodiversidad que caracteriza a su ecosistema, propicia las condiciones adecuadas para el desarrollo de la trucha fario, que se ha descolgado desde la Sierra de Gredos, colonizando gran parte del caudaloso río Tormes.

Otro de los mejores lugares para la pesca de la trucha que podemos encontrar en la provincia es el embalse de Santa Teresa, que ofrece la posibilidad de capturar grandes carpas y barbos desde la orilla, con mosca o cebo. Pero también merece mención especial el embalse de Almendra, donde es posible capturar ejemplares de luciopercas y lucios en barca, permitiendo a los amantes de la pesca disfrutar de un emocionante encuentro con los grandes depredadores en un verdadero mar interior.

A lo que debemos sumar las numerosas charcas de pesca de la tenca, el black bass en Almendra y en el Huebra, los cangrejos de ríos y arroyos, y las truchas de la cuenca del Águeda o de los rios Alagón y Cuerpo de Hombre. Todo ellohace que la provincia de Salamanca ofrezca una de las mejoresy más completas experiencias de pesca de toda la comunidad de Castilla y León.

A todos estos cotos trucheros y zonas de pesca de Salamanca acuden cada año cientos de aficionados procedentes de todo el país, pero también del sur del continente europeo, donde logran capturar y soltar ejemplares de varios kilos de peso que, en muchos casos, superan los 60 cm de longitud, haciendo que aquello que en otros ríos es algo puramente anecdótico, se convierta en increíbles lances mucho más habituales de lo normal.

Y si la pesca deportiva de la trucha en Salamanca tiene ya garantizada la sorpresa de poder capturar un gran ejemplar, la emoción aumenta considerablemenbte cuando la captura puede llevarse a cabo a pez visto, en superficie y con mosca seca. Un valor añadido muy apreciado que buscan miles de pescadores cada año.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario