Las mejores áreas recreativas y piscinas naturales en las Arribes del Duero

Los meses de junio, julio y agosto son los de mayor turismo en toda España, ya que es cuando la muchas familias tienen tiempo para tomarse unas vacaciones. Los destinos de sol y playa suelen ser muy populares, pero también hay a quienes les gusta disfrutar de las zonas de interior en esta época en la que hay menos gente. Sin embargo, esto quiere decir que no podamos disfrutar de un refrescante baño para aliviarnos del calor.

Si estás pensando en pasar unos días en Hotel Regio (Salamanca), debes saber que en Bermellar, en pleno corazón del Parque Natural de las Arribes del Duero, existe una ruta que descubre al visitante bellos paisajes, zonas de baño y recreo, y piscinas naturales. Un trayecto perfecto tanto para parejas que quieren disfrutar de una escapada diferente como para familias con niños y grupos de amigos. Cascadas, playas salvajes, pozas naturales e impresionantes cañones son sólo algunas de las maravillas naturales que podrás contemplar y disfrutar a lo largo de esta ruta. Puedes recorrerla entera o quedarte en el sitio que más te guste.

Vilvestre

El punto de partida de esta ruta es Bermellar. desde allí nos dirigiremos a la carretera del frontón y cruzaremos el puente romano. Dejamos atrás las localidades de Saldeana y Barruecopardo y llegamos a Vilvestre. Aquí encontraremos dos bifurcaciones que nos llevarán hasta «La Barca», bajando por una preciosa carretera que nos ofrece unas vistas espectaculares del cañón del río Duero y del embalse de Saucelle. Además, a lo largo del camino podremos ver un bonito mirador y una antigua almazara. Un poco más adelante llegaremos a una zona recreativa muy tranquila en la que podremos hacer un alto en el camino para sentarnos en las mesas de piedra y reponer fuerzas.

En el embalse, además de pescar, podemos aprovechar para darnos un baño o para dar un paseo en barco por la zona de Portugal. Una actividad de la que disfrutarán tanto los niños como los adultos. No obstante, si no te atreves a bañarte en la profundidad de la garganta del Duero, siempre puedes parar en Vilvestre para darte un baño en la piscina municipal.

Cabe destacar que esta zona es ideal para los amantes de la ornitología, ya que pueden observarse buitres leonados y algunos nidos de cigüeña negra.

Pozo de los Humos

El punto de partida es el mismo que el de la ruta que acabamos de describir. Pero al llegar a Masueco, tomaremos el camino que lleva a la cascada de 40 metros. Si viajas entre agosto y febrero, podrás descender hasta abajo, pero el resto de meses está prohibido para proteger los nidos de cigüeña negra. La excursión merece la pena solamente por disfrutar de la belleza de la casacada que, aunque es menos ancha, cuenta con dos metros menos de altura que las cataratas del Niágara. Eso sí, si queréis bañaros, debes saber que únicamente es posible en la parte alta desde Masueco. En el mismo pozo está autorizado desde Perena, bajando por un camino que presenta cierta dificultad.

Puente Resbala

Se trata de la zona de baño más cercana a Bermellar. Un lugar donde impera la naturaleza salvaje, pero con un aire muy romántico. Si salimos del pueblo y nos dirigimos por la carretera del frontón, llegaremos al Puente Resbala que se encuentra a 4 km. Sin cruzarlo, continuamos por la carretera durante 1 km hasta llegar a una curva en la que podemos aparcar el coche. Saltaremos la valla de piedra y seguiremos el camino atravesando el riachuelo. En unos minutos llegaremos a la playa natural que se va haciendo visible ya al otro lado del río. Se trata de una poza muy segura, enmarcada por un entorno idílico que da la sensación de haber sido transportado a otra época. El lugar es muy tranquilo, por lo que es perfecto para ir de picnic y disfrutar de una jornada den al naturaleza mientras los pájaros surcan el cielo.

La Fregeneda

Desde Bermellar tomamos la carretera hasta Lumbrales y dejamos atrás el pueblo de Fregneda hasta llegar a la carretera que desciende el río encañonado del Duero y la desembocadura del río Águeda. Antes de llegar a la frontera portuguesa, hay un camino a la izquierda que conduce a una zona de recreo, baño y pesca. Si seguimos adelante, nos encontraremos con un puente de hierro y con el final de la ruta verde de ferrocarril abandonado. Si queremos, podemos pasar a Portugal, al muelle de Barca D’Alva, donde atracan los cruceros desde Oporto y disfrutar del bello paisaje dominado por olivares, almendros y viñedos.

Playa del Rostro

Salimos de Bermellar por la carretera del frontón, atravesamos el peuente romano y dejamos atrás los pueblos de Saldeana, Barruecopardo y Zarza hasta Aldeavila. Desde allí, bajamos por la carretera de la Playa del Rostro. Se trata de un camino de impresionante belleza. La playa es perfecta para el baño y además cuenta con servicio de alquiler de piraguas y con paseos en barco. No obstante, para esto último es recomendable reservar con antelación.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario