El Museo Judío David Melul (Béjar)

David Melul fue un ingeniero melillense enamorado de la localidad de Béjar, que decidió fundar el Museo Judío que lleva su nombre y que supone un verdadero homenaje a los judíos españoles, conocidos como sefardíes. Una visita imprescindible para aquellos que quieran conocer más sobre la presencia de esta cultura en nuestro país.

A lo largo de la visita, podrás aprender todo lo relacionado con la cultura, la historia y la religión de los sefardíes, así como los motivos y las consecuencias de su expulsión en el año 1492 por los Reyes Católicos, su relación con la Inquisición, la vida de los conversos y la diáspora sefardí. Pero además, el museo cuenta también con una zona especialmente dedicada a los descendientes de los judíos de Béjar, muchos de los cuales todavía conservan con orgullo su apellido «Béjar» o «Bejarano». Todo ello a través de multitud de recursos audiovisuales, vitrinas y paneles interpretativos, que protegen un sinfín de objetos muy interesantes relacionados con la cultura judía.

La historiografía indica que en Béjar hubo una constante presencia de judíos al menos desde finales del siglo XII hasta la expulsión en 1492. Lo cual ha quedado documentado en toda la zona, siendo Béjar la capital del estado feudal que desde mediados del siglo XIII fue administrado por la familia Zúñiga. De todos los pueblos de los alrededores, solamente Hervás y Béjar están documentadas como aljamas, lo que quiere decir que contaban con las instituciones y servicios que permitían a los judíos vivir plenamente su fe: hospital, sinagoga, baños rituales, carnicería, escuela, horno y cementerio, entre otros.

¿Quién fue David Melul?

David Melul nació en Melilla en 1928, trasladándose a Béjar en 1946 para estudiar en la Escuela de Peritos Industriales. Allí residió varios años y posteriormente se mudaría a Tarrasa para completar sus estudios de ingeniería textil y más tarde a Barcelona, instalándose en el edificio donde estaba la sede de la comunidad judía.

Fue en la capital condal donde puso en marcha sus primeros proyectos industriales gracias a Hispano Tex, una pionera a innovadora empresa textil dedicada a la producción de artículos para el hogar. Además, fue el primer cónsul honorario de Israel en Barcelona y presidente de honor de la Comunidad Israelita en la ciudad.

Por otro lado, cabe destacar que puso en marcha varios proyectos filantrópicos con el objetivo de fortalecer y dar a conocer la continuidad, la identidad, la cultura y la historia del pueblo judío, como el Liceo Judío David Melul en Melilla o el Colegio Hatikva Valldoreix (Barcelona).

Sin embargo, jamás perdió su relación con Béjar, ciudad a la que acudía a menudo. En uno de sus viajes a finales de la década de los 90, decidió fundar el Museo Judío David Melul en base a su conocimiento del pasado hebreo de la localidad y de su interés por difundir la historia y la cultura de los judíos.

Moriría en su ciudad natal el 15 de octubre de 2007.

¿Qué puedes ver en el Museo Judío David Melul?

El Museo Judío David Melul se encuentra situado en una casa solariega del siglo XV que forma parte del conjunto monumental de la iglesia de Santa María la Mayor, donde también se ubican algunas viviendas burguesas, una fábrica textil del siglo XVIII y la fábrica de guantes del siglo XIX. Emplazado en la parte de atrás del palacio ducal de Béjar, el edificio posee tres plantas y pertenece al Ayuntamiento de la localidad desde el año 2003 gracias a la aportación económica de David Melul.

En la planta baja, el visitante puede encontrar información sobre la historia de los judíos en España, incluyendo su presencia en Béjar y en los alrededores. Destacan piezas tan interesantes como el Fuero de Béjar, donde se recogen las normas que regían la convivencia de los musulmanes, judíos y cristianos. Pero también diversos elementos usados en las ceremonias sagradas de los judíos, instrumentos de la vida cotidiana en la Edad Media y la lápida sepulcral de Doña Fadueña, de entre los siglos XII y XIV.

La primera planta está dedicada a los judíos conversos después de la expulsión. Allí podrás ver una maqueta de Béjar en el siglo XV, documentos relacionados con la Inquisición y diversos libros relacionados con la pureza de sangre y con Don Francés de Zúñiga, un célebre personaje bejarano del siglo XVI, posible converso, que trabajó como bufón en la corte del Emperador Carlos V sobre la que escribió su Crónica burlesca.

En la última planta, podrás encontrar información sobre aquellos judíos que se negaron a convertirse y que decidieron mantener su fe, por lo que se vieron obligados a dejar el país. Son los llamados sefarditas. A través de numerosos documentos gráficos, podrás saber con todo detalle cómo se produjo el exilio hacia otros países de Europa, América y Asia y qué rutas tomaron. Pero también encontrarás algunos recursos audiovisuales sobre su idioma, el judeoespañol, y sobre algunos testimonios de los judíos que se apellidan Béjar, Behar, Bejarano, Bicerano, y otros apellidos que delatan su origen y que han proporcionado al museo fotos y otros materiales muy interesantes.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario