El Museo del Comercio de Salamanca

El Museo del Comercio es uno de los lugares más interesantes que pueden visitarse en la ciudad de Salamanca para aquellos que disfruten realizando visitas de este tipo. Donde podrás conocer las industrias más importantes de toda la provincia y los gremios de trabajadores artesanos que fueron asentándose en la ciudad, recorriendo los depósitos subterráneos hasta los que llegaba el agua a finales del siglo XIX mediante un sistema de abastecimiento capaz de trasladarlo al casco urbano de la ciudad. Aljibes que quedaron en desuso con el crecimiento de la ciudad. Viendo además cómo era la Plaza Mayor antigua y cómo fue demolida para construir la nueva en el siglo XVIII que conocemos hoy, con una reconstrucción muy fiel y completa de las tiendas de la época con todo su mobiliario.

Existen dos exposiciones permanentes: «Sonidos del ayer» (sobre la radio) y «La historia del comercio». Además, a lo largo del año se organizan diversas exposiciones tempoales que tienen que ver con la propia temática del museo. La entrada es completamente gratuita, tanto para los niños como para los adultos, y pueden contratarse visitas guiadas si se desea contantando con el museo vía telefónica (923 238402) o por email (info@museodelcomercio.es).

Museo del Comercio de Salamanca

El Museo del Comercio de Salamanca se encuentra ubicado en la Avenida de Campoamor, justo al norte del parque de los Jesuítas, a pocos minutos a pie del casco antiguo. Puede accederse a él de lunes a domingo desde las 10 hasta las 14 horas, y de martes a sábado también por la tarde, en horario de 17 a 20 horas. Permaneciendo cerrado por la tarde durante los meses de julio y agosto, cuando la visita solamente es posible por la mañana. Lo más recomendable es ir dando un agradable paseo desde el casco antiguo, pero si lo prefieres, también existen varias líneas de autobuses que cuentan con paradas muy cerca del mismo. Son las líneas 4, 8 y 12.

Es cierto que se encuentra fuera del centro pero recomendamos encarecidamente la visita solamente por poder disfrutar de las exposiciones que alberga, por las actividades que organiza y porque ocupa unos aljibes impresionantes completamente restaurados. Además, muy cerca se encuentran la iglesia del Sancti Spiritus, la iglesia de San Cristóbal y la iglesia de Santo Tomás Casturiense, que también puedes visitar si te desplazas hasta esta zona de la ciudad.

Inaugurado en el año 2006, este museo nació con el objetivo de recuperar y mostrar la historia de la actividad económica, industrial y mercantil de la ciudad. El resultado de la confluencia de los esfuerzos llevados a cabo por comerciantes, ciudadanos e instituciones públicas de la ciudad. Su precedente directo fueron las exposiciones remporales que organizó la Cámara Oficial de Comercio a mediados de los años 90, momento en el que empezóa  surgir la idea de instalar un museo permanente para el disfrute tanto de los propios salmantinos como de los viajeros que llegaran para pasar unos días en la capital. Finalmente sería construido sobre los antiguos aljibes de pilares y bóvedas de ladrillo macizo que fueron cuidadosamente restaurados para acoger las innovaciones e inventos que en otro tiempo resultaron tan útiles para fabricantes, consumidores y vendedores.

La historia de Salamanca ha estado siempres estrechamente ligada a la actividad comercial y mercantil que se ha realizado en sus calles desde sus orígenes. Por eso, visitar el Museo del Comercio es una de las mejores formas de sumergirse en el que ha sido durante siglos el motor económico de la provincia. Muy interesante tanto para los adultos como para los niños. De hecho, para los más pequeños resulta muy curioso conocer todos los objetos antiguos vinculados a la actividad comercial de la ciudad a lo largo del tiempo.

Para facilitar su compresión, existe incluso un servicio didáctico, tanto para los niños como para grupos culturales. Y es que, ante todo, el principal objetivo del museo es la labor didáctica, siendo la educación de los más pequeños su principal preocupación. Siendo las visitas guiadas que se organizan para ellos la de «Jugando en el Museo». Para los niños más mayores también se organizan juegos didácticos, como «El gran juego del mercado», «La gincana del museo» y «El Museo-Trivial». El primero resulta de lo más interesante, ya que se recrea un mercado en el que los niños pasan a ser comerciantes, vendedores y compradores de épocas distintas, por lo que se lo pasan en grande mientras aprenden. Solamente vale 1,5 euros por persona, pero debe solicitarse con antelación.

Además, cabe destacar que el museo cuenta con una exposición basada en el mundo de la radio, «Sonido de ayer», donde pueden verse hasta cuatrocientos aparatos de radio antiguos ordenados por orden cronológico, de manera que el visitante pueda conocer la evolución de la historia de la radio a lo largo del siglo XX.

Todo ello convierte al Museo del Comercio en un lugar muy especial e imprescindible para visitar con los niños y disfrutar aprendiendo sobre uno de las facetas más importantes del desarrollo de cualquier ciudad.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario