El Castillo de Enrique II de Trastámara en Ciudad Rodrigo

Ubicado en lo más alto de la ciudad amurallada más importante de Salamanca, Ciudad Rodrigo, a sólo 30 km de la frontera con Portugal, el Castillo de Enrique II de Tratámara se encuentra dominando el curso del río Águeda y defendiendo la entrada del puente sobre el río. Declarado Monumento Histórico-Artístico junto con la localidad.

Cuando el visitante llega a ciudad Rodrigo desde la vecina Portugal, el perfil del castillo ya sobresale por encima del conjunto urbano. protector del paso y vigía de los territorios de frontera durante toda la Edad Media. Por eso, el paseo por sus jardines o el recorrido bordeando la impresionante torre del homenaje constituye un auténtico viaje por la historia de la ciudad.

Castillo de Enrique II de Trastámara

Un poco de historia…

Aunque no se sabe el nombre de la persona que mandó  a construir esta imponente fortaleza, sí se conoce el nombre de la persona que se ocupó de las labores de reconstrucción, Fernando II. Sería atacado en distintas ocasiones a lo largo de los siglos debido a las luchas que devastaron Castilla y León en la Edad Media y posteriormente reconstruido nuevamente por Enrique II, rey de la dinastía Trastámara, a finales del siglo XV.

Al igual que Zamora, Ciudad Rodrigo había defendido el partido del rey don Pedro y, a su muerte, se pide ayuda al nuevo rey do Enrique. El rey portugués entrag entonces Ciudad Rodrigo a Enrique II y se inicia de inmediato la reconstrucción del castillo. Trató de reparar el daño causado como sitriador, restauró la muralla y mandó reconstruir el castillo durante la segunda mitad del siglo XIV. El arquitecto zamorano Lope Arias Jenízaro sería el encargado del proyecto. En una placa sobre el arco de entrada al recinto, figura una placa conmemorativa de la fecha de su construcción: el 1 de junio de 1372.

A finales del siglo XV, durante el reinado de Fernando III, se llevaron a cabo nuevas labores de reconstrucción de las murallas urbanas de la mano del arquitecto gallego Juan de Cabrera. Y además se añadió un nuevo perímetro amurallado oval que rodea a la aciudad, con una longitud de más de 2 km.

Pero también fue escenario de numerosas luchas durante las guerras de Sucesión y de la Independencia.El 7 de junio de 1810, la ciudad sería cercada por el ejército francés y alrededor de 6.000 hombre buscaron refugio en él.  Tras resistit a las tropas francesas, tuvieron que capitular un mes más tarde antes los 50.000 hombres del mariscal Massena.

Posteriormente sería desmantelado por completo, siendo restaurado y convertido en Parador de Turismo Nacional, encontrándose en un magnífico estado de conservación. Su uso es turístico y público, siendo totalmente libre el acceso a excepción de las áreas restringidas.

El Castillo de Ciudad Rodrigo

El Castillo de Ciudad Rodrigo fue levantdo para controlar la entrada del puente. Un magnífico ejemplo de castillo leonés presidido por una imponente torre cuadrada y rodeada por un recinto anexionado a la ciudad construido con cubos de canto y cal, semicirculares a mitad del muro y cuadrados en las esquinas. El cojunto queda defendido por matacanes y barreras y rematado con almenas.

El centro del recinto alberga una ancha torre de base cuadrada de 17 metros de lado que constituye un verdadero alcázar. Se trata de la torre del homenaje, que queda coronada por un parapeto de almenas aguzadas, y corta por mitad su altura un verdugo de piedra que señala los dos pisos del interior. En la parte superior se abren dos ventanas de arcos góticos gemelos partidas por un pilar ochavado. En la parte inferior, se encuentra una puerta en forma de arco agudo algo elevada sobre el suelo, mostrando encima de ella las armas reales dentro de un recuadro y una garita sobre modillones en la parte más alta.

La escalera se encuentra cubierta por bóvedas rampantes de argamasa derretida, arcos apuntados y otra baída en un descanso. Sus amplias cámaras cuentan con enormes cañones agudos sobre pespiaños. En la parte superior vemos un tercer cuerpo mucho más arredrado que contiene una cámara igual pero más baja. Una escalera de caracol conduce hasta la plataforma.

Una fortaleza de aspecto medieval que protegía la zona gracias a su importante escarpa natural y a un amplio foso, capaces de sisuadir a cualquier de escalar por la fuerza los muros del recinto. fue precisamente esta ventaja lo que llevó a Enrique II de Trastámara a construir el castillo en tan dominante posición. Así, desde el siglo XIV, esta fortaleza se ha preservado frente al enemigo extranjero y frente a las luchas y desafíos por el poder de la nobleza y a las revueltas e insurrecciones del pueblo.

 

Horario

  • Todos los días: 9:00 – 20:00 (Jardines: Todos los días desde las 10:00 hasta la puesta de sol. Entrada gratuita.)
  • Invierno
    • Todos los días: 10:00 – 17:30

Tarifa

1,5 € (Torre+degustación de tapa y vino: 4,50 €)

Observaciones: Subida a la Torre, gratuito para niños menores de 6 años. Jardines entrada gratuita. Visitas teatralizadas en el Parador en agosto. Información y reservas: 923460150 o en ciudadrodrigo@parador.es: 6, 17 y 24 a las 19:00 h.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario