8 Planes diferentes para unas vacaciones en Salamanca

Salamanca es siempre un destino que aguarda al viajero con miles de cosas por ver, descubrir, vivir y disfrutar. Una ciudad rica en patrimonio monumental, con mucha historia, una gastronomía exquisita, un ambiente universitario incomparable y una amplia oferta de ocio nocturno. A lo que se suman los encantadores pueblos rurales de la Sierra de Francia y los increíbles parajes naturales de la provincia, a los que podrás realizar excursiones mientras te alojas en Hotel Regio.

Pero además, Salamanca es una ciudad que promete siempre experiencias nuevas, incluso para aquellos que ya la han visitado alguna vez. Si estás pensando en pasar unos días en la ciudad, no te ciñas solamente a la típica ruta turística de todos los visitantes y ve más allá para descubrir todos los secretos de la ciudad. Lugares únicos que te harán soñar y que harán que tus vacaciones resulten inolvidables. A continuación te mostramos los mejores.

planes diferentes en Salamanca

Disfruta del ambiente de la Plaza Mayor

La Plaza Mayor es el lugar más emblemático de la capital salmantina, donde uno puede conocer, vivir, disfrutar y amar la ciudad en todo su esplendor. Un lugar lleno de restaurantes y bares que resulta ideal tanto para hacer un alto en el camino y tapear como para reponer fuerzas tras una intensa mañana haciendo visitas culturales comiendo en alguno de sus restaurantes. Además, debes saber que todas las noches, la tuna de la Faculta de Medicina, canta románticas canciones para el deleite tanto de locales como de turistas. ¡Un verdadero espectáculo que no deberías perderte!

Desayuna en el Café Novelty

El Café Novelty, ubicado en plena Plaza Mayor, es la cafetería más antigua dela ciudad, pues cuenta con más de un siglo. Y esto en sí es algo que ya lo convierte en un lugar único. Habiendo sabido mantener el encanto de tiempos pasados. Pero además, a esto se le añade que a lo largo de toda su existencia ha sido el lugar de encuentro preferido de numerosos intelectuales y gente importante. Por eso, no es extraño que nos encontremos con una estatua del mismísimo Torrente Ballester, justamente donde solía sentarse cada día.

Pero también es buena idea acudir al Café Toscano, el segundo sitio clásico en el que suelen quedar los salmantinos, el primero es debajo del reloj de la Plaza Mayor. Aquí podrás disfrutar de unos riquísimo desayunos con croissants.

Cómete un hornazo en la pastelería Gil

El hornazo es una empanada rellena de todo tipo de carne que tradicionalmente era un plato típico de Semana Santa pero que hoy en día puede encontrarse por todas partes en la ciudad. El mejor lugar para probarlo es la Pastelería Gil, donde los preparan con una recete realmente deliciosa. Antiguamente se comía solamente el Lunes de Aguas o el Lunes de Pascua, cuando los estudiantes acudían al río para recibir a las prostitutas que eran llevadas al otro lado del río durante la Cuaresma para evitar las tentaciones.

Pasea por el río Tormes

Los atardeceres de Salamanca son el momento perfecto para dar un paseo por el río y contemplar la belleza de la Casa Lis, el puente de Hierro, el puuente romano o simplemente dejarse llevar sin rumbo mientras escuchas el murmullo del agua. Desde aquí podrás admirar una de las postales más bellas de la ciudad, con la catedral como telón de fondo, especialmente desde el Chringuito Pachamama.

Ve de compras a Zara

Aunque pienses que ir al Zara no tiene nada de especial, lo cierto es que en Salamanca sí, incluso para aquellos que no sean muy aficionados a las compras. En la calle Toro se encuentra este cursioso establecimiento ubicado en un edificio del siglo XVIII, separado de las paredes históricas por vidrios que protegen el monumento, pero permiten disfrutar de él en todo su esplendor. ¡Nunca has estado en un Zara igual!

Ve de tapas por Van Dyck

La Calle Van Dyck se encuentra a unos 15 minutos a pie de la Plaza Mayor. Dentro de esta denominación se encuadran también las calles aledañas, que conforman una de las mejores zonas para ir de tapas por Salamanca y comer barato. La oferta de pinchos se realmente variada, pero la mayor parte de ellas se basan en panceta, chorizo, lomo y costilla. ¡Seguro que solamente de pensarlo ya se te hace la boca agua!

Disfruta del jazz en el Café Corrillo

Es el primer establecimiento en el que se empezaron a exponer obras de artistas locales y foráneos. Un magnífico café-teatro que, además de buena comida, ofrece espectáculos de jazz en directo. Ideal para comer, picar o tomar un cóctel.

Contempla los murales del Barrio del Oeste

El Barrio del Oeste es una auténtica galería de arte urbano, donde los garajes y el mobiliario urbano han sido decorados por artistas tanto del barrio como de gran prestigios internacional. No dejes pasar la oportunidad de dar una vuelta y entrar a la Salchichería y a la Malhablada.

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario